domingo, 24 de enero de 2010

Corani: de represa a basurero de droga


MAS DEL NARCOESTADO MASISTA




Corani, la emblemática laguna que provee de agua y energía a Cochabamba hoy es un basural de coca y droga. Hay residuos de hojas procesadas esparcidos en las orillas, laderas y sumergidos dentro del embalse, situado a 55 kilómetros en la provincia Chapare. Los comunarios se quejan de que hay menos peces y sufren de infecciones intestinales. Mientras que sus animales beben de los charcos del rebalse y se alimentan en pastizales salpicados de coca procesada y temen que sus tierras se vuelvan infértiles.

Los desechos de coca remojada serían dejados por las fábricas de droga que operan en las alturas de la laguna: Kanco-Candelaria-Melga, Lava Lava, El Cañadón y otras poblaciones, procesando sulfato base de cocaína, según algunos pobladores y de los últimos operativos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcc).

Por estos días la represa de Corani y una de las mayores hidroeléctricas del país está infestada de coca procesada. Hay bolsas regadas por las orillas, las laderas y hasta sumergidas en la laguna. A veces se puede ver hojas de coca flotando sobre el embalse, en el que se almacenan hasta 140 millones de metros cúbicos de agua cada año para energía, riego y el hábitat del pejerrey, la trucha, según los comunarios y fichas de la laguna.

“No saben en qué momento botan (los residuos) sólo aparecen”, expresó el director de Medio Ambiente de la Alcaldía de Colomi, Raúl Arce. Añadió que las comunidades están preocupadas pero que no han podido detectar a los traficantes que echan los desechos. Por reportes de la Felcc se conoce que en poblaciones como Kanco, a fines de 2009 se destruyeron 11 factorías móviles y un depósito de precursores. Pero, al comenzar 2010 también se halló fábricas en Tutimayu y Melga.

El toxicólogo del complejo Viedma, Freddy Numbela, explicó que los residuos pueden provocar anomalías congénitas y diversos tipos de cáncer. Además, de infecciones estomacales por intoxicación alimenticia al consumir alimentos contaminados, porque la coca procesada tiene ácido sulfúrico.

Continúo: los desechos químicos también contienen gasolina y cemento pero sus efectos no son tan nocivos como el ácido sulfúrico y los plaguicidas Paraquat y Gramoxona (prohibidos desde 1990 en el mundo) que se usan para el cultivo de la coca, porque no son biodegradables.

La ingeniera ambiental, Marta Musch, advierte que se “necesitan estudios de laboratorio pero si los desechos se vierten a los suelos y agua cambian el pH (indicador de la acidez del agua). Matan flora y fauna y es muy difícil revertir los riesgos. ”.

“La Alcaldía no tiene recursos para análisis de laboratorio. Pero, a veces los comunarios del contorno se quejan, están preocupados por la mortandad de los peces. Sin embargo, no hemos hablado con los pescadores para ver cuánto ha disminuido la pesca”, contó el responsable de Medio Ambiente.


MÁS ZONAS

El narcotráfico tiene un alto costo para el medio ambiente en Cochabamba. Desde 2009 comunidades como Charingo (Vinto) han denunciado la contaminación del agua de sus ríos y sus cultivos a causa de los desechos de las fábricas. El impacto en la producción agrícola y las granjas dio lugar a varias investigaciones que están a punto de concluir en la Universidad Mayor de San Simón y la Alcaldía de Vinto.

La misma situación se presentó en comunidades de Anzaldo en 2009 cuando se detectaron fábricas móviles en varias regiones agrícolas y los pobladores denunciaron el daño ambiental a sus cultivos y advirtieron con echar a los forasteros que instalaron sus factorías en la zona.

Otro lugar afectado por la contaminación son los alrededores de las ruinas de Inca Rakay (Sipe Sipe). También, se denunció la aparición de fábricas en la Cordillera de Tunari, donde se hallaron vestigios de fábricas y también residuos de coca.